Las pinturas de señalización

arrows-167536_1920

La correcta señalización de carreteras, avenidas o calles, sobretodo a nivel nacional, es esencial para el correcto funcionamiento de la red vehicular y para la seguridad de los ciudadanos, sea conductores o peatones. Es por ello vital que los materiales y procesos usados en la creación de dichas señales sean los adecuados, de forma que sean funcionales y que requieran el menor mantenimiento posible. Lo que determina, por tanto, la viabilidad de una pintura para señalización es su duración y resistencia.

Las pinturas de señalización vial están elaboradas para resistir la abrasión y la circulación de vehículos constante, condiciones básicas de cualquier vía. El uso principal de estas pinturas es la demarcación horizontal del pavimento y como guía u orientación para el tráfico, tanto de vehículos como de peatones.road-1029684_1920

Este tipo de pintura está formada, en general, por diversos pigmentos o partículas de origen inorgánico. Su misión principal es proporcionar el color y la cubrición a la pintura, además de sus propiedades de resistencia y estabilidad frente a las diferentes condiciones atmosféricas y de diversos agentes.

La importancia de estas pinturas reside en la compleja construcción y cuidados que requiere una obra de esta envergadura. El papel de esta pintura es básico para salvaguardar la seguridad de quienes transitan las diferentes vías. Esto obliga a que haya una enorme preocupación entorno a la resistencia a cambios de temperatura, humedad, residuos de los vehículos, etc.

Para que una pintura de señalización sea idónea no debe tener plomo, mercurio, cadmio, cromo ni cualquier otro metal pesado. Ha de ser una mezcla homogénea, libre de contaminantes y de una consistencia correcta. Lo ideal es que está pintura sea resistente al paso del tiempo, al desgaste y que conserve su adherencia y la visibilidad nocturna. También es importante que no se formen costras o granos en la pintura. Por añadido, la pintura debe ser susceptible de que se le añadan micro esferas de vidrio, que serán las que proporcionen la visibilidad nocturna en la señalización y debe ser resistente al almacenamiento por un periodo mínimo de seis meses.